Tal vez las has dejado alguna vez sobre una hornilla sucia, o se calentó demasiado, quizás te descuidaste por un momento y se derramó el agua – sea por lo que sea, muchos veces nos encontramos con las ollas quemadas y manchadas. No importa lo cuidadosos que seamos, tarde o temprano terminas frotando las ollas.

Por suerte hay un método que requiere muy poco esfuerzo para arreglar este problema, como tantas veces antes, la solución se llama ”bicarbonato y vinagre”… y el resultado habla por sí solo.

Mira las instrucciones aquí abajo y descubrirás lo fácil que es quitar las manchas y la suciedad de las ollas y rápidamente recuperar el brillo, ¡este truco no voy a olvidar!

Necesitas:

Vinagre

Bicarbonato

Una bandeja de horno

(y por supuesto unas ollas sucias)

Cómo hacerlo:

  1. Saca una bandeja de horno y añade de 2 hasta 3 centímetros de vinagre y agrega 2,25 decilitros de bicarbonato.
  2. Coloca la olla sucia en la mezcla ácida, es importante hacerlo directamente para que la olla pueda aprovechar de la reacción que la mezcla crea.
  3. Deja la olla sobre la bandeja durante 24 horas.
  4. Después de 24 horas, es hora de retirar la olla, mezcla 2 cucharadas de vinagre con 3 cucharadas de bicarbonato, úsalo para frotar el fondo de la olla.
  5. Tus ollas se verán como nuevas – y el esfuerzo por tu parte es mínimo. ¡Genial!
LEER  CADA INVITADO QUE ENTRE AL BAÑO DE TU CASA SALDRÁ PREGUNTANDO EL SECRETO DE ESTE OLOR. TIENES QUE HACERLO!

 

No tiene que ser más complicado – ¡y te ahorras bastante de tiempo!

No te olvides de compartir este truco con tus amigos para que también puedan usarlo en casa.

error: Content is protected !!