Gracias a esto, los tomates tendrán un crecimiento explosivo para ser considerado de inmediato: solo los profesionales usan la sustancia.

El cultivo de tomates requiere cuidados y atención específicos para obtener plantas robustas y buena producción de frutos. Además de los métodos tradicionales de fertilización, es posible utilizar un alimento natural a base de leche, ceniza de madera y agua. Este método es económico, respetuoso con el medio ambiente y puede proporcionar importantes nutrientes a las plantas de tomate.

Nutrición natural para la planta de tomate

La preparación de un alimento para plantas de tomate a base de leche , ceniza de madera y agua puede aportar importantes nutrientes de forma natural y ecológica. ¿Cómo proceder?

Recoge la ceniza de madera

La ceniza de madera se puede obtener de la combustión de madera natural , preferiblemente sin tratamiento químico. Asegúrese de que la ceniza esté completamente fría antes de usarla.

Preparar una solución de ceniza

En un recipiente, mezcle la ceniza de madera con agua tibia . La proporción recomendada es de 1 taza de ceniza por cada 5 litros de agua. Mezcle bien hasta que la ceniza se disuelva completamente en la solución.

Filtrar la solución de ceniza

Usando un paño o un colador de malla fina , cuele la solución de cenizas para eliminar cualquier residuo grueso. Esto asegurará que el nutriente final esté libre de impurezas.

Diluir la leche

Prepare una solución de leche diluida mezclando una parte de leche con dos partes de agua. Por ejemplo, puedes mezclar 1 taza de leche con 2 tazas de agua.

LEER  ESCOGE UNA TAZA Y TE DIRÉ ALGO SOBRE TI…

Combine la solución de cenizas y la solución de leche.

Combine la solución de ceniza filtrada con la solución de leche diluida. Mezcle suavemente para asegurar una distribución uniforme de los nutrientes.

Regar las plantas de tomate

Antes de aplicar el nutriente, asegúrese de que las plantas de tomate estén bien regadas. De esta manera, las raíces estarán listas para absorber los nutrientes.

Aplicación de nutrición

Usando una regadera o una botella con atomizador, aplique el nutriente preparado alrededor de la base de las plantas de tomate. Evitar pulverizar directamente sobre las hojas, para reducir el riesgo de quemaduras por la concentración de la leche.

Frecuencia de aplicación

Repita la aplicación de nutrientes cada 2-3 semanas durante la temporada de crecimiento del tomate. Esto ayudará a proporcionar un suministro constante de nutrientes a las plantas.

Seguimiento y adaptación

Observe las plantas de tomate cuidadosamente para evaluar la efectividad de la nutrición. Si nota signos de concentración excesiva de nutrientes u otros problemas, puede reducir la cantidad de nutrientes utilizados o diluirlos aún más.

Sin embargo, es importante recordar que cada planta es diferente y puede reaccionar de manera diferente a los nutrientes. Se recomienda realizar un estrecho seguimiento de las plantas y adaptar las dosis y frecuencia de aplicación según sus necesidades específicas. Con una aplicación adecuada, el nutriente preparado puede ayudar a promover un crecimiento sano y vigoroso de las plantas de tomate, lo que permite una buena producción de frutos.

error: Content is protected !!