Las pipas de girasol son un pequeño tesoro nutricional. Aportan vitaminas, minerales, ácidos grasos esenciales y antioxidantes para sentirse mejor.

Para reforzar el bienestar físico y emocional es clave sostener hábitos saludables. Evitar el exceso de azúcares, harinas refinadas y grasas saturadas y sumar más alimentos saludables es la mejor manera de cuidarte. Conocé cuáles son las propiedades de la semilla de girasol y disfrutá los beneficios de este tesoro nutricional.

Propiedades de la semilla de girasol

Las semillas de girasol, también llamadas pipas (aunque tienen aspecto de semilla, en realidad son los frutos del girasol), tienen muchos beneficios para la salud. Aportan muchos nutrientes importantes y pueden ser buenas aliadas frente a los ataques de ansiedad o momentos en que el hambre emocional nos lleva a excesos calóricos que luego pagamos caros.

Para evitar comerlas compulsivamente, lo mejor es prepararse una ración de no más de 300 gramos al día, que es una cantidad que permite disfrutar los beneficios de la semilla de girasol aportando sólo 200 calorías. Si comemos de más, puede ser contraproducente.

11 beneficios de la semilla de girasol

1) Abundantes en nutrientes

Tienen muchos nutrientes importantes para el cuidado de la salud (datos por 100 gramos): Vitamina E (37,17 mg), Niacina (8,33 mg), Hierro (5,25 mg), Zinc (5 mg), ácidos grasos poliinsaturados (23,1 mg).

2) Mejoran la salud cardiovascular

Estos nutrientes que ayudan a mantener tu corazón sano, ya que son una gran fuente grasas saludables y fitoesteroles muy beneficiosos. Este tipos de grasas ayudan a equilibrar los niveles de azúcar en sangre y disminuyen el colesterol malo.

3) Aportan fibra a tu dieta

Tienen un buen aporte de fibra, lo cual no solo permite controlar el nivel de glucosa sino que previene el estreñimiento y permite regular los ritmos digestivos.

4) Ayudan a fortalecer los músculos

Son buenas para los músculos: se destacan por su contenido de magnesio, que cuida el buen funcionamiento muscular y de las conexiones neuronales. A su vez, su aporte de potasio ayuda a mejorar el rendimiento deportivo y a prevenir las lesiones.

LEER  Estas son las razones por las que debes incluir cebolla morada en tu dieta

5) Cuidan tus articulaciones

Son ricas en selenio, que además de frenar el estrés oxidativo permite mantener las articulaciones en buen estado.

6) Mejoran la salud ósea

Es un alimento rico en calcio y ayudan a combatir la descalcificación de los huesos.

7) Combaten insomnio y bajón anímico

Son buenas para combatir el insomnio o el bajón anímico gracias a su aporte de triptófano, un aminoácido importante en la producción de serotonina, la hormona asociada a la felicidad y al bienestar.

8) Mejoran el bienestar

Los nutricionistas dicen que acercan un “sabor a infancia” que hace bien, ya que pipas, como el pochoclo, están asociadas a momentos lúdicos de la infancia y a situaciones que siempre se recuerdan con cariño, lo que puede contribuir a activar los neurotransmisores que evocan las sensaciones de placer, disfrute y calma.

9) Son revitalizantes

Las pipas de girasol son ricas en vitaminas del grupo B, que son revitalizantes y ayudan a combatir el envejecimiento y mejoran la salud de la piel.

10) Beneficio antioxidante

Es muy rica en vitamina E: esta vitamina es un potente antioxidante, que ayuda a mantener sanas las células y previene distintas enfermedades. Evita, por ejemplo, que se oxide el colesterol, impidiendo que se adhiera a las paredes de los vasos sanguíneos. Su efecto antioxidante protege de algunos tipos de cáncer y complicaciones por diabetes.

11) Cuidado del pelo

Su aporte de zinc, de niacina, de ácidos grasos Omega-3 y de hierro contribuyen también al cuidado del cabello.

Los riesgos de comer demasiadas pipas de girasol

Como ocurre con muchos alimentos, si los comemos en exceso podemos sufrir algunas “contraindicaciones”: si las consumimos compulsivamente, pueden contribuir al sobrepeso o incluso generar enfermedades cardiovasculares