Las abejas y avispas están provistas un aguijón que les sirve para defenderse. Este aparato se encuentra en su abdomen y, en el caso de las abejas, consta de un saco que contiene veneno y un aguijón con púas.

Si te pica una abeja, el aguijón se desprenderá del insecto provocando su muerte de forma instantánea, es por ello que las abejas solo pueden picar una vez. Sin embargo, las avispas pueden realizar varios ataques picando varias veces.

Bien sea que haya quedado el aguijón de la abeja alojado o la avispa no haya hecho otra cosa que picar tu piel, el veneno que puede haber quedado alojado, puede causar un fuerte dolor, quemazón en la piel, irritación e inflamación en la zona.

La mayoría de las personas no muestran más que estos síntomas, mientras que algunas sí pueden sufrir una reacción grave debido a la alergia al veneno. En cualquier caso, es importante saber qué hacer si te pica una abeja o una avispa.

Cómo reconocer una picadura de abeja o avispa

Las picaduras de abeja o avispa suelen producirse principalmente en épocas de más calor, cuando exponemos más partes del cuerpo y pasamos más tiempo en el exterior. De hecho, si estamos en la piscina o el parque tomando un refresco o una merienda, pueden sentirse atraídas por el olor de la comida.

Si pisas una avispa o una abeja o, directamente te pica sobre la piel, notarás de forma inmediata un dolor agudo que se extenderá durante unos instantes.

En poco tiempo, el área que ha sufrido la picadura se hinchará y enrojecerá y, además, es posible que duela. También puede causar ardor o quemazón. Podrás ver una protuberancia y una marca en el lugar donde se clavó el aguijón.

Estas molestias localizadas, pueden extenderse durante minutos, horas o incluso días, sobre todo si ha picado una abeja y ha dejado su saco de veneno en la piel y eres sensible a este veneno.

Sin embargo, suelen ser molestias leves que solo deja síntomas menores. En cualquier caso, es importante que sepas qué puede ocurrir si los síntomas no son tan leves y cómo debes actuar en caso de tener alergia a la picadura de abeja o avispa.

Síntomas graves tras la picadura de una avispa o abeja

Si eres alérgico a esta picadura la reacción puede pasar de leve a moderada e incluso grave, llegando a poder sufrir un shock anafiláctico.

Las reacciones más importantes tras una picadura pueden provocar:

 Enrojecimiento e hinchazón grandes que incluso aumentan durante días tras la picadura.

– Sensación de malestar que incluyen mareos y vómitos. 

– Anafilaxia: ocurre cuando el cuerpo entra en estado de shock al entrar en contacto con el veneno. Este estado suele producirse de forma muy rápida en personas muy sensibles a la picadura, por lo que buscar atención urgente es una prioridad. Sabrás que alguien está entrando en shock anafiláctico si se produce una hinchazón en la cara, labios, lengua e incluso la garganta, dificultando su habla y respiración. Otros síntomas pasan por caída de la presión arterial, aparición de urticaria en otras zonas del cuerpo, aturdimiento y dificultad para tomar aire.

Qué hacer si me ha picado una avispa o una abeja

Si ya te ha picado una abeja o una avispa y has tenido una determinada reacción, esta circunstancia no te exime de que tu cuerpo reaccione de la misma manera en otras ocasiones. Podrías haber tenido una reacción grave y no volver a sufrirla o una leve y tener otra más intensa en otra ocasión.

En cualquier caso, si has llegado a sufrir un episodio de anafilaxia, tu médico te recomendará llevar siempre un kit de emergencia para poder recibir tratamiento en el momento. Estos kits contienen inyecciones de epinefrina autoinyectables para estabilidad la presión arterial y ayudar a que la frecuencia cardíaca y la respiración recuperen la normalidad.

En caso de no ser alérgico y estar sufriendo los síntomas leves aunque molestos puedes tratar tú mismo la picadura:

– Si te ha picado una abeja y el aguijón sigue dentro, elimínalo con cuidado para reducir el dolor y la molestia cuanto antes.

– Lava la zona de la picadura con agua y jabón para eliminar todo el veneno que sea posible.

– Un remedio casero básico pasa por aplicar compresas frías o hielo cubierto por un trapo en la zona afectada para reducir el dolor y la hinchazón.

– Mantén la zona de la picadura limpia para evitar que, por esa pequeña grieta, se cuele alguna infección. Si está en  una zona de mucho roce, puedes cubrirla con una tirita o vendaje para protegerla.

– Si el área se ha inflamado mucho y está en una zona molesta, puedes tomar un antiinflamatorio no esteroide como el ibuprofeno de venta libre para reducir la molestia.

– Si la persona que ha recibido la picadura es un niño, puedes quedarte más tranquilo acudiendo a tu médico, quien le podrá recomendar una crema con cortisona, una loción de calamina o un antihistamínico bien sea tópico u oral. Le calmará la zona y evitará que la reacción pueda ser mayor.

– Otro remedio casero que puede ayudar a calmar la picazón y sensación de ardor de una picadura de avispa es aplicar una bolita de algodón impregnada en vinagre blanco o vinagre de manzana. La acidez del vinagre puede ayudar a neutralizar las molestias que causa la picadura.

– Una pasta hecha de bicarbonato de sodio y agua puede ayudar a neutralizar el veneno de abeja para reducir el dolor, la picazón y la hinchazón. Para ello, aplica una capa gruesa de pasta de bicarbonato de sodio en el área afectada y cubre con un apósito durante 15 minutos. Si resulta molesto o arde más, lava inmediatamente.

– El aloe vera es conocido por calmar la piel y aliviar el dolor. Si tienes una planta de aloe vera, rompe una hoja y exprime el gel directamente sobre el área afectada.

– El aceite de árbol de té también es un antiséptico natural y puede aliviar el dolor de la picadura de abeja. Puedes aplicarlo directamente sobre la zona afectada.

– En caso de que la reacción sea severa y comiencen los síntomas de la anafilaxia, acude cuando antes a un servicio médico.

error: Content is protected !!