¿Te has descubierto alguna verruga pequeña en la zona del cuello o las axilas? También pueden salir en la zona de las ingles y, aunque tienen toda la apariencia de una verruga, en realidad no lo son.

Se las conoce como verrugas pedunculadas y son crecimientos benignos formado por tejido conectivo. No están causadas por ningún virus, ni son contagiosas. Te explicamos por qué aparecen las verrugas en el cuello y axilas y cuál es el método usado por los especialistas para eliminarlas. 

Verrugas en el cuello o la axila: verrugas penduculadas

Aparentemente parecen verrugas, tienen ese aspecto de lágrima y aparecen principalmente en la zona del cuello, la axila y las ingles. Son una especie de formación de color de la piel o un poco más oscuro que pueden tener tan solo unos pocos milímetros de longitud. No duelen, no son peligrosas y, aunque pueden provocar algún picor, no revisten ninguna gravedad.

De hecho, no son verrugas reales a pesar de su nombre «verrugas penduculadas». Mientras que las verrugas convencionales están causadas por un virus, generalmente el virus del papiloma humano (VPH), son contagiosas y pueden extenderse, las verrugas penduculadas son crecimientos de la piel también denominados fibromas.

Se trata de tumores de piel blanda, tumores benignos que se forman al multiplicarse algunas células del tejido conectivo, conocidas como fibrocitos.

Sin embargo, pueden ser un verdadero incordio para algunas personas ya que pueden ser fácilmente visibles, pueden aparecer en sitios más incómodos como párpados y pueden inflamarse, sangrar y despenderse si rozan con la ropa, cadenas, sujetador o las rascamos con las uñas.

¿Por qué aparecen estas pequeñas verrugas en cuello y axilas?

Las verrugas reales aparecen por contagio con el virus responsable de su aparición. La principal forma de contagio de las verrugas es a través del contacto directo con las mucosas o la piel de alguien que está infectado. Se puede producir si tienes un rasguño y le das la mano a alguien que tiene una verruga, utilizas material de manicura de otra persona o compartes una toalla de otra persona con verrugas. Puedes haber entrado en contacto con el virus del papiloma humano, causante de la verruga hace meses y sin ni siquiera saberlo.

Sin embargo la aparición de las verrugas pedunculadas no tiene nada que ver con un virus, ni se transmite por contacto entre personas. Y es que, como hemos visto, no se trata de verrugas reales, son fibromas que, según los expertos, tiene una mayor incidencia en algunas personas y aparecen debido a:

– Aunque gran parte de la población mostrará en algún momento de sus vidas estas verrugas en el cuello o axilas, es más frecuente que aparezcan con la edad o que se multipliquen en la edad adulta.

LEER  Grandes beneficios y usos de la Moringa basados en la ciencia

Según los expertos, estos fibromas pueden tener un componente genético puesto que aparecen con más frecuencia en algunas familias. Por lo tanto, si tienes algún familiar o ascendente que cuenta con algunas de estos crecimientos en cuello y axilas, estarás más predispuesto a que te aparezcan.

– Además, pueden desarrollarse en personas que tienen mucha grasa corporal o padecen sobrepeso.

¿Cómo se eliminan las verrugas del cuello y axilas?

Intentar eliminarlas por ti mismo intentando cortarlas, arrancarlas con las uñas o atarlas un hilo es un auténtico error. Lo único que podrías conseguir es que se genere una herida que puede inflamarse, doler e incluso infectarse. De hecho, si no lo has arrancado completamente, podría volver a crecer de nuevo.

En cualquier caso, es importante saber que las verrugas pedunculadas son inofensivas y no contagiosas. Por lo tanto, no existen razones médicas por las que deban eliminarse, aunque muchas personas las encuentran estéticamente molestas y deciden eliminarlas. Si es el camino que quieres tomar, lo más conveniente es que dejes que sea un profesional médico quien las elimine, ¿cómo?

1. Estos fibromas pueden quitarse con unas tijeras especiales esterilizadas, simplemente procediendo al corte del mismo. No suele requerir anestesia local porque es más molesto el pinchazo local con anestesia que un corte rápido con el bisturí. Sin embargo, si la verruga penduculada sí tiene un cierto tamaño podría ser necesaria la aplicación de un poco de anestesia en la zona afectada.

2. Con nitrógeno líquido: basta con aplicar el dosificador del nitrógeno sobre la zona del fibroma para congelarlo y que caiga por sí mismo. A este proceso se le conoce como crioterapia. Este tratamiento suele realizarse en la consultar médica, es un método que puede resultar un poco molesto y, en ocasiones, es necesario dar varias sesiones para eliminar la verruga definitivamente.

3. Tratamiento con láser: esos pequeños bultos alargados, blandos, marrones o de color de la piel pueden tratarse también con láser. Mediante radiación se puede retirar esa masa blanda. Es un tratamiento que favorece que en ese área no vuelva a aparecer una verruga penduculada.

4. Electrocoagulación: Es un procedimiento agresivo, doloroso que precisa del empleo de anestesia, cuidados postoperatorios y suele dejar cicatriz. Su eficacia es relativa.

5. Tratamientos farmacológicos: en la farmacia puedes adquirir algunos tratamientos contra las verrugas reales. Se trata de líquido que se aplica en la zona y se cubre con un apósito. Estos preparados cuentan con una concentración de ácido salicílico que actúa contra esta protuberancia. Es un tratamiento más asequible, sin embargo, suele ser mucho más lento que un procedimiento de corte en la consulta. Sin embargo, si bien suelen ser eficaces para las verrugas reales, para las penduculares no lo es tanto.

error: Content is protected !!